No nos perdonen

El día que fuimos a investigar había nacido una cabrita. Era tan chiquita que apenas podía pararse. La mamá la limpiaba con mucho amor. Lo mas triste, es que al otro día sería separada de ella, porque la mamá es considerada una máquina de leche. No nos perdonen animales hermosos, sabemos lo que hacemos.

Destacados