Basta de matar animales

Estamos negando algo que es tan obvio. Y lo estamos negando porque si lo llegamos a cuestionar, caen nuestros miedos, se hacen visibles, y hasta parece que se reproducen. Ellos son nosotros. Corazon, sangre, ojos, patas y piernas, boca, pelos, uñas y pezuñas, carne viva. Hoy en la vigilia del Buenos Aires Animal Save, ella fue captada por mi cámara, de ahí pasó por mis ojos y me llego al pecho, y ahí se quedo, para siempre. Por favor, te pido, basta de matar animales.

Destacados