Nuestro capricho


No queremos saber, preferimos creer que es normal, natural y necesario, preferimos negar la mirada que pide auxilio, que nos muestra su dolor, preferimos comer en paz con nosotros mismos, no sentir que estamos equivocados aunque realmente lo estemos. Las plantas también sienten, el león se come a la gacela, siempre se hizo así, el cerebro evolucionó por comer carne, a los animales no les duele, sin carne no tengo proteínas y mil millones de mentiras mas vienen acompañadas en los platos de comida que tanto nos gustan, como parte del ingrediente secreto, ese que hace que no nos den arcadas cuando nos comemos a un bebé de otra especie que no quería morir; sin todas estas farsas sería imposible financiar a la industria mas cruel que existe. Y en esta forma cegada de vivir también nos hacemos daño a nosotros; talamos para plantar la soja que alimenta al ganado, mas del 80% que se planta en la argentina esta destinada a ellos, talamos bosques enteros matándolo todo como si el grano pudiera respirarse, llenamos las bocas de los condenados con el alimento que podría terminar con el hambre del mundo, nuestro capricho e ignorancia contamina mas que todos los medios de transporte del mundo; nada que venga de la ganadería hace el bien, nada. Si queremos un mundo mas justo para todos tenemos el deber moral de despertar. Despertate.

(la imagen es nuestra en una vigilia en un matadero de cerdos)

Destacados
Recientes
Archivo
Etiquetas
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

©2020 Voicot - Por la liberación animal