Obstáculo a la evolución

Una de las escenas más impactantes que vi, fue la de la zona de los cerdos, que eran alimentados con los restos de los cadáveres de otras especies. Patas, cabezas y picos, intestinos, hígados y corazones, colmaban los fuentones de los corrales de estos animales, que son tan parecidos a nosotros que hacen transplantes con sus órganos; animales parecidos pero sin ningún derecho a una vida digna. Y también, impregnándose en mi mente, el olor a mierda y humedad, olor a sangre, a muerto, olor a encierro y a desconexión, esa que se necesita para poder sostener estos hábitos del pasado. Comer carne es comer animales y es un obstáculo a cualquier tipo de evolución.

Destacados