Mancharnos las manos

Sobre las bandejas de telgopor, sostenidos por un nylon bien tirante, se encuentran los cuerpos de los animales que fueron asesinados hace unos días. Están en la parte mas fría del supermercado, para que los cuerpos no se empiecen a desintegrar, para que el lugar no huela a morgue, a carne podrida, a muertos en estado de putrefacción. Nada se escucha, los mataderos están bien lejos de ahí y las caras de los animales en los packs se ven bastante felices, eso te alcanza para dejarte llevar por tu instinto mas bajo, te sirve para engañar a la mejor parte de tu ser, te sirve pensar al animal al horno y con papas, te sirve no hacerte cargo de su muerte, te sirve pensar que todos lo hacen, te sirve mas que para alimentar a tu estomago, para alimentar a tu egoísmo, a ese lo dejas bien satisfecho. Pero tené cuidado cuando estés por agarrar una de esas bandejas, porque a veces la sangre se mete entre los plásticos tibios, se mete entre el nylon y el telgopor y corres peligro de mancharte las manos.

Destacados