Las causas de nuestra ignorancia


Comer desaforadamente animales, criarlos a mansalva, talar los bosques para plantar la basura con la que vamos a hacerlos crecer al ritmo que necesitamos, hacerlos comer lo que no comen para que crezcan bien rapidito, seguir talando para criar mas. Todo lo que le estamos dando a los animales vuelve, todo por acá o por allá nos esta volviendo. Nuestro planeta genera comida como para alimentarnos a todos y sin embargo la gente se muere de hambre. La gran paradoja de los que están en contra del hambre, de la explotación de recursos naturales, de la deforestación, en su mayoría no cambian sus conductas alimenticias, los que luchan sin cambiar, luchan sin generar un cambio profundo. Hasta qué punto quieren que se termine el hambre, que no haya más contaminación? Hasta donde llega la lucha? La cantidad antinatural de ganado que hay en el planeta destinado a ser consumido por quien puede pagarlo, genera a través de su bosta gas metano que contamina mas que todos los medios de transporte juntos, aviones, autos, barcos y todos los demás, la caca contamina mas, o sea simplemente animales mal alimentados a los que les generamos problemas de estomago y que a través de su bosta generan más contaminación de lo que podamos pensar. Estamos acabando con la tierra y todo tiene que ver con todo, nuestras acciones tienen impacto en el mundo del Norte, del sur, de todo el planeta. Estamos generando dolor por acá y por allá y lo vamos a tener que pagar. El calentamiento global tiene una principal causa y es comer animales, así que toda lucha, la ambientalista, la que quiere terminar con el hambre, la lucha por lo justo, todas deberían sacar a los animales de la carta si son verdad, sino sigamos con los stickers de Greenpeace pegados en el auto, sigamos puteando por las empresas que contaminan los mares, sigamos llorando por el hambre que nada va a cambiar si no lo hacemos cada uno de nosotros. Esta foto es de Kerstin Langenberger y es de ahora.

Destacados