Te digo, te cuento

Puedo intentar convencerte contándote que tenemos el intestino de los herbívoros, largo, porque el cuerpo tiene que absorber todos los nutrientes de la comida que consumimos, y la carne se pudre y se aloja así podrida días en nuestro cuerpo. Puedo contarte también que el consumo de carne es una de las principales causas de enfermedades como obesidad, cáncer de colon, ACV, entre otras. Puedo contarte que cuando en las carnicerías la carne se pudre, la meten en un balde con lavandina para que aclare. Puedo también hablarte de las energías que consumís consumiendo carne de un ser vivo que sintió miedo y dolor. Si te importa el hambre en el mundo, contarte que las vacas se alimentan del grano que podría alimentar a los que no tienen nada de nada, grano y harina de pescado, siendo que son vegetarianas, devastando los océanos para alimentar al ganado que te alimenta. Pero la verdad es que me gustaría que te replantees el sacar a los animales de tu alimentación porque son seres vivos que sufren como vos y yo y que sientas empatía y amor y que dejes de poner tu gusto por sobré su vida y decidas dejar de ser parte de su agonía. Realmente es ahora, la matanza de los animales es un problema enorme, yo diría el más grande de todos. Valores que estamos destruyendo, liquidando la coherencia, es serio e importante. Primero por ellos, en contra del sufrimiento y en consecuencia por nosotros mismos.

10152663_10152721774643345_1418839190_n.jpg

Destacados