Después de ayer

Ayer después de escribir la nota me fui llorando a la habitación. No quería prender la luz. Quizás por la sensación de no ver mis ganas de morir. Al rato helé y Fede notaron que no bajaba y vinieron a buscarme. Yo tirada en la cama en la posición más fetal posible al verlos me largue a llorar desconsoladamente. Cálculo que eso te pasa cuando aguantas la bronca y te cruzas con ideas iguales, con personas que te entienden, este es un lenguaje muy difícil. Llore un rato más acordándome de esos monos y de esas jaulas y de esa gente. Y mientras lloraba helena me acariciaba la cabeza y me decía "mama la gente va a cambiar, no se cuándo pero va a cambiar". Ojalá mi amor, ojalá.

Destacados